¿Para comenzar dinos quien es Ona Boix?

Bueno, yo estudié Bellas Artes porque siempre me ha gustado mucho el arte en general. Básicamente soy pintora, y hago textil pero mi base y la visión que tengo es de pintor. Por otra parte; el proceso ha sido siempre de hacer las cosas por mí misma, como un proceso de autoaprendizaje. Así que fue algo de ir probando; una fase de prueba y error con las diferentes técnicas.

¿Cómo definirías tu estilo? Hablando de las formas Geométricas de tus diseños en textil

Es curioso, porque a mi me pasa que a veces cuando he hecho cierto patrón de líneas hay una visión que algunos podrían ver como algo retro, pero al mismo tiempo cuando yo lo hago lo siento en una visión muy moderna, quizás con formas espaciales. Pero es lo que pasa, a veces tu trabajas algo con una concepción pero al final la visión que se tiene es la que al observador también le recuerda. Pero en sí a mi me interesa mucho hacer cosas clásicas y también modernas porque creo que es lo que perdura, no tanto hacer tendencia.

¿En qué momento decides llevar la pintura al diseño textil?

Esto es curioso que me lo digas, porque cuando yo empecé a enseñar las piezas a algunas tiendas mucha gente me decía “esto es pintura, lo pondría y lo enmarcaría” y funciona. Pero no es que haya pensado en llevar la pintura al diseño.

Pero quizás fue una excusa, el recuperar las herramientas para volver a pintar, ya que al salir de Bellas artes te pasas algunos años haciendo otras cosas; fotografía, instalación, etc y dejas un poco de pintar, al menos eso pasaba en mi época. Pero yo no puedo dejar la pintura, lo que me interesa es eso. Yo soy pintora y voy a fusionar con la pintura como sea. Pasó en el momento en el que yo pensé “quiero volver a pintar”  en el que sentí que había perdido las herramientas y tenía que redefinir. Entonces la parte del textil me permitía a mi una libertad de investigar jugando sin la presión de que tiene que ser una obra.

¿Qué sientes al ver tus pinturas y tus diseños en exposición?

En la pintura por ejemplo si es muy bonito poder darle un espacio a lo que has hecho, darle un tiempo para mirarlo. Y en el textil igual, cuando lo he visto en gente por la calle pues me sorprende mucho y me emociona el pensar “esto lo he hecho yo”.

Me pasó por ejemplo una  vez en la que se hizo una celebración donde conocidos llegaron y aparecieron con piezas mías de distintas épocas. Y para mi fue sorprendente, porque los veo aquí puestos para vender pero luego veo el como se lo ha puesto tal persona, cómo le sienta y eso es bonito. Incluso el ver cosas de las que ya no te acuerdas es como verte a ti en una época concreta, te conecta a un momento.