Con una habilidad especial para plasmar sentimientos, eventos o emociones de la manera más natural; Andrea Tobar, también conocida como @tobiberta hace de sus ilustraciones un elemento que nos permite conectar de manera instantánea con cada uno de los mensajes que desea transmitir.

Para quienes no te conozcan aún, cuéntanos un poco de ti ¿Cómo fueron tus comienzos y cuándo decidiste dedicarte a la ilustración?

Mi nombre es Andrea Tobar; tengo 27 años, soy salvadoreña pero vivo en Panamá. Estudié un técnico en publicidad y luego estudié una licenciatura en comunicaciones integradas de marketing con una especialización en management en la Mónica Herrera.

Mis comienzos con la ilustración nacen durante la universidad usando los programas de Illustrator y Photoshop; a diferencia de un montón de personas que simplemente ya tienen habilidades manuales; creo que yo comencé a la inversa. Luego de tanto usarlos y practicar mi mano comenzó a mejorar. Si tuviera que decir cuales fueron mis inicios, diría que todo comenzó en el salón de clase, aprendiendo que no necesitas ser hábil con la mano para comenzar a dibujar.

¿Cómo describirías a Andrea Tobar?

Soy una persona muy responsable, siempre me gusta estar en constante movimiento y buscando nuevos proyectos. Me encanta ahorrar y viajar, sentir ese gusto de conocer un lugar nuevo es algo motivador para mí.

Una de mis características principales es que soy muy apasionada en lo que hago, mi escala de emociones es bien grande y son muy intensas; eso me hace tener una sensibilidad diferente hacia a la vida; que luego es lo que me permite tener esta necesidad de canalizar a través de un medio de expresión; que por mucho tiempo fue por medio de la escritura, luego fué la fotografía y naturalmente lo que hoy en día es mi trabajo: la ilustración.

¿Lugar favorito para ilustrar?

Creo que esto depende del estado de ánimo en el que me encuentre; mi lugar favorito puede ser un café o estar en mi casa en un espacio donde me sienta tranquila, poner música y quedarme dibujando.

Una peculiaridad acerca de mí es que me encanta dibujar en el piso; quizás mucha gente prefiere el escritorio pero a mi me encanta tirarme al piso con cojines, algo de tomar y dibujar.

La ilustración, ha sido un medio en tu vida para:

La ilustración en mi vida ha sido un medio para canalizar emociones e ideas para emprender y también para conectar con personas con las que jamás pensé en conectar.

¿Cuáles son tus referentes, lo que te inspira o te influye?

Mis mayores influencias vienen del cine, los libros y la música; porque son los tres elementos que despiertan en mí más emoción y más pensamiento que luego se trasladan en estas ganas de dibujar.

¿Cómo ves el círculo de ilustradores en El Salvador, crees que hay mucho movimiento?

Creo que hay mucho movimiento y ha crecido mucho en los últimos años, en parte porque hay medios en el país que abren el espacio de exposición y eventos a diferencia de lo que ocurría en años anteriores. También las mismas marcas están incorporando dentro de su branding más ilustración, y las personas están empezando a considerar un regalo ilustrado como opción para alguien en especial.

Un punto importante es que el trabajar con un ilustrador le genera este valor añadido al producto que hasta cierto punto está personalizado o hecho a la medida de las necesidades de las personas.

Sabemos que tienes un gran impacto en las redes sociales ¿Crees que es algo imprescindible de usar hoy en día como creativos?

Las redes sociales creo que son indispensables para cualquier trabajo que quieras hacer; es decir, estar en redes sociales no te hace más ni menos creativo pero te puede permitir generar un canal de comunicación que te puede servir para llevar tu mensaje a más gente o para vender más y mejor.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo como creativa?

De emprender lo que más me gusta es ser mi propia jefa, eso es algo genial que me ha enseñado un montón de cosas. Es un sentimiento agridulce, porque es un trabajo difícil pero al mismo tiempo es lo que más me gusta. Me agrada el hecho de poder vivir en Panamá y seguir trabajando a distancia de El Salvador, creo que ejercer en diseño es una de esas áreas en las que estás desligado del espacio físico, es decir; podés tener clientes en todo el mundo.

En cuanto a lo que más me gusta de ser ilustradora es este ciclo orgánico en el que tus emociones, tus ideas y tu trabajo están perfectamente conectados, que creo que es algo que no se da en todas las profesiones

¿Cómo abordas el proceso creativo?

No tengo un proceso creativo rígido, a veces tengo ganas de hacer algo manual, a veces en la computadora, en el ipad o simplemente un boceto a lápiz. Siempre trato de fluir con lo que mi mente y mi cuerpo me piden en ese momento. Además es algo que depende del mensaje que trato de transmitir.

Algo que con el tiempo he aprendido es que bocetar siempre es algo muy importante, hoy en día lo hago para casi todo. Y al final es un proceso que te ahorra tiempo.