Es sin duda refrescante para el ser humano adentrarse en un espacio placentero visualmente, donde cada elemento tiene una razón de ser y se adueña de su propio lugar. Tomando esto en cuenta, cabe resaltar la fluidez espontánea que Andrea y Lucía componen cuando se atreven a la transformación de interiores e indagan en el diseño de mobiliario por medio de Comité de Proyectos, un despacho que desde 2014 se ha dedicado a la innovación de ambas áreas.

Primero que nada, cuéntennos quienes están detrás de comité de proyectos.

Comité de Proyectos fue fundado por nosotras, Lucía Soto y Andrea Flores. Ambas somos diseñadoras industriales. Yo (Lucía) estudié en el CIDI en la UNAM y Andrea empezó sus estudios en la UAM para luego concluir en el IED de Barcelona y Milán. 

Su trabajo une diseño de interiores y diseño de mobiliario ¿Cómo lograron integrar  ambas áreas?

Las dos comenzamos nuestra vida laboral en otros despachos en los que se trabajaban ambas partes, así que siempre nos fue natural complementar el trabajo de ambas disciplinas; ya que se retroalimentan. La mayoría de los muebles de línea que hacemos salen de proyectos de interiores y algunas veces esos mismos muebles convertidos en piezas de línea nos traen clientes que buscan proyectos de interiores, entonces están muy relacionados unos con los otros.

¿Cuál fue la parte crucial para dedicarse al diseño y elaboración de mobiliario?

Creemos que para dedicarse al diseño es crucial trabajar con empatía, mucha observación y escuchar a tu instinto. Para nosotras fue crucial compartir una visión y método de trabajo similares, ambas somos muy atentas al detalle. 

¿Cuál fue el primer mueble que lanzaron al mercado? 

La primera pieza que sacamos creo que fue el perchero de piso, fue un accesorio de casa que diseñamos para un proyecto de interiores que nunca se fabricó y decidimos sacarlo como objeto a la venta, ¡y ha sido de nuestros objetos mejor vendidos hasta ahora! 

¿Qué es lo primordial en sus creaciones, la funcionalidad o la estética?

Depende, nos gusta hacer un balance entre ambas, pero para muebles de línea y sobre todo para los muebles diseñados para un espacio de un proyecto contratado, nuestra prioridad es la función y una vez resuelta ésta, trabajamos la estética. En contraste, cuando diseñamos piezas de colección, ediciones limitadas o como por ejemplo el espacio (Espacio Interior se llamó) que presentamos en Design House México el año pasado, nuestra prioridad es la estética, entendida no sólo como una serie de características formales sino también conceptuales; para estas piezas/espacios nos interesa más que la forma comunique un mensaje o una sensación y la función es un mero pretexto.

En este sector, tanto del diseño de interiores como del diseño de mobiliario se tiene siempre muy en cuenta la huella que se deja en cada diseño ¿Qué huella busca dejar Comité de Proyectos? 

Creo que podemos hablar de dos tipos de huellas, la huella cultural y la huella ambiental. En cuanto a la huella ambiental, al diseñar tomamos siempre en cuenta este factor ¿los materiales con los que está hecho esto, cuánto tardarán en degradarse? ¿Cuánto tiempo va a durar tal o cual pieza viva? Diseñamos pensando en que las piezas perduren y puedan ser reusadas, heredadas, reparadas y disfrutadas por mucho tiempo. En cuanto a la huella cultural, creo que esta cobra mucho mayor relevancia en las piezas de colección, pues tienen una intención muy clara y esta es comunicar. Se podría decir que buscamos plasmar conceptos o ideas por medio de la forma y la función.

Tras todos estos años de trabajo, ¿siguen con la misma filosofía?

No, nuestra filosofía ha ido cambiando, lo que hemos mantenido son nuestros valores.

A nivel de Diseño de Interiores, ¿qué no puede faltar nunca en un hogar?

Creo que plantas, no hay mueble o espacio que creamos imprescindible porque los espacios son o deberían ser el reflejo de la personalidad de cada quien, mi papá por ejemplo prefiere dormir en el piso que en una cama, hay quienes no usan la cocina, o que prefieren comer en la barra del desayunador que en un comedor… pero las plantas le dan vida a cualquier espacio, así que son un elemento que generalmente usamos y recomendamos mucho.

Entre todos los elementos que intervienen en un espacio, la distribución, la luz, los colores, los materiales, ¿con cuál se quedarían? 

Imposible prescindir de alguno, metafóricamente hablando cada uno es un órgano de un ser vivo… 

Para finalizar, ¿qué creen que sigue de aquí en adelante tanto para diseño de interiores como el diseño de mobiliario, creen que falta hacer algo o el diseño latinoamericano en estas ramas va por buen camino? 

Creemos que el diseño latinoamericano está tomando mucha fuerza y que está en un excelente momento. Si algo nos ha traído la pandemia es un forzoso cambio de ritmo y en muchos casos un replanteamiento en la forma y el fondo de nuestro quehacer tanto personal como profesionalmente; así que quizás (tanto en lo profesional como en lo personal) habría que hacer más introspección. Me refiero a que si volteamos para dentro y aprendemos a usar las herramientas con las que ya contamos, quizás podamos innovar de una manera mucho más profunda, hacer uso de las técnicas ancestrales, de la estética de nuestras ciudades, del caos que nos rodea, de los materiales de nuestra región, creemos que ahí está mejor inspiración. 

www.comitedeproyectos.mx

Imágenes gracias a Comité de Proyectos

Subscribe to our newsletter!