Cuando tienes la oportunidad de conocer el trabajo de las personas que sienten mucha pasión por lo que hacen; es gratificante escucharles narrar sobre su experiencia y procesos. Este es el caso de Fernando Díaz; un talentoso diseñador gráfico que se desempeña en el área del diseño de tipografías.

Actualmente es socio en TipoType.com donde se inspira para crear nuevas formas de expresarse a través de letras y al mismo tiempo ayuda a plasmar y crear nuevas tipografías donde al final del día, nos cuenta que lo más gratificante es ese momento donde te convences de que lo que hiciste valió la pena y que a la gente le resultó útil.

¡Hola Fernando! ¿Cuéntanos un poco de tus inicios y de cómo llegaste al mundo del diseño tipográfico?

¡Hola a todos! muchas gracias por el espacio. Cuando era adolescente tocaba la batería en bandas terribles, pero disfrutaba pasar horas diseñando los afiches, entradas y páginas web. Unos años más tarde comencé a estudiar la licenciatura de diseño gráfico en la Universidad ORT. En el segundo año de la carrera el docente de tipografía Vicente Lamónaca –actualmente socio en TipoType.com  y gran amigo– observó mi particular interés por la materia y con mucha generosidad me brindó la oportunidad de ser su asistente en la materia. Fue en gran medida gracias a él que hoy me dedico a esta disciplina.

¿Cuál fue la primera tipografía que diseñaste? ¿Cómo sientes que has evolucionado desde tu primer trabajo a lo largo del tiempo?

Mi primer proyecto tipográfico fue Quadratta Serif en 2007, parte de la entrega final de la materia que hice con Vicente, demoré años en terminarla pero fue realmente un gran aprendizaje, hoy en día no la puedo ni ver, es muy mala –aunque le tengo cariño–, desde entonces sigo aprendiendo… En esta etapa en la que me encuentro estoy incursionando un nuevo camino, alejándome de las tipografías racionales y neutras para diseñar fuentes con personalidad vibrante, dándole paso al juego y experimentación. Por el otro lado, viendo con TipoType cómo podemos conjugar eso con el mercado tipográfico actual para que sea viable como proyecto.

¿Qué te inspira?

Soy bibliófilo y amante de la historia: colecciono libros antiguos y catálogos de tipográficos porque siento una profunda conexión con el pasado y me nutre leer e investigar sobre los primeros tipógrafos y diseñadores de mi país y del exterior. Además en muchos casos los utilizo como guía e inspiración para diseñar. Por el otro lado el presente también es importante en mi profesión, observar las tendencias del diseño contemporáneo e investigar qué clase de tipografía que actualmente no existe necesitan hoy en día los diseñadores. Finalmente me inspira el futuro, soy fanático de la ciencia ficción y trato de imaginar como puedo conjugar el pasado y presente para crear algo diferente –lo cual no quiere decir que siempre lo logre, pero por lo menos lo intento–.

Para diseñar una nueva tipografía, el proceso suele ser muy metodológico ¿cómo afrontas este proceso de creación? ¿Puedes describir tu proceso? 

El proceso de diseño, producción y comercialización de una fuente puede llevar años, pero eso no es nada… antiguamente cuando se cortaban los punzones en metal podían llevar décadas. Creo que el lema de Christophe Plantin resume muy bien el trabajo que hago día a día: labore et constantia –labor y constancia–. 

El proceso que realizamos en TipoType se divide en muchas partes cada una con su complejidad. En primer lugar buscamos un nicho donde haya lugar para crear algo nuevo que necesiten los diseñadores, después le asignamos un objetivo (para texto, títulos, web, señalética, etc…) para luego buscar inspiración y enseguida comenzar a dibujar y planificar las generalidades de la familia. Cuando comenzamos la etapa de producción digital diseñamos las letras fundamentales: n, o, d, v… estas son las que contienen suficiente información para resolver el resto del alfabeto. En este punto nos centramos en lo micro: buena forma, contraforma y espaciado. Luego las pongo a prueba en palabras para ver lo macro: la mancha tipográfica, el carácter y la personalidad general. Posteriormente agregamos más letras al sistema y repito el proceso hasta completar el set de caracteres (entre 450 y 900 signos). En general trabajamos en el peso más fino, mediano y más pesado en simultáneo.

Lo más gratificante es cuando ves tu tipografía en uso, en ese momento te convences de que lo que hiciste valió la pena y que a la gente le resultó útil.

Cuéntanos sobre “Rotunda” ¿Cuál fue la idea inicial para crearla? ¿Cómo desarrollaste la idea hasta su resultado final?

Rotunda fue un trabajo en conjunto, la idea inicial fue propuesta por mi otro socio Martín Sommaruga que diseñó los primeros signos intentando mezclar 3 modelos diferentes: lo geométrico, humanista y grotesco. Luego nos fuimos complementando entre los 3 para realizar todas las etapas de producción y comercialización. El resultado final fue una tipografía muy versátil que conjuga esos modelos –a mi entender– de manera exitosa, y por sobre todo la sinergia de nosotros 3. En los últimos años hemos estado trabajando en conjunto y creo que hemos llegado a entender cual es el balance correcto, somos un buen equipo.

Qué piensas del futuro del diseño tipográfico ¿Que sigue o debería seguir para esta rama del diseño?

En los últimos años ha habido muchos cambios en el terreno tipográfico: proliferación de diseñadores, inestabilidad a nivel del mercado, nuevas oportunidades, nuevas herramientas, monopolios, etc… intuyo que estamos en un punto de quiebre, pero no tengo mucha idea hacia dónde nos dirigimos, solo el tiempo lo dirá. En una nota personal si me gustaría que los usuarios pudieran ser más conscientes del trabajo que implica diseñar una tipografía y piensen dos veces antes de piratearlas (especialmente con la gran cantidad de fuentes gratuitas y de buena calidad)

Desde tu experiencia ¿Cuáles crees que deben ser las cualidades de una buena tipografía?

Que tenga una personalidad única, distintiva, llamativa pero que a su vez sea legible y concisa. Un yin-yang entre forma y contraforma. Obviamente es un balance muy difícil de conseguir, por eso sigo en la búsqueda de llegar a diseñar una tipografía con esas cualidades cuyo resultado sea realmente innovador.

Y para finalizar qué sigue para Fernando Díaz ¿Que nuevos proyectos tienes en camino?

En este momento me encuentro trabajando con mis socios en 2 de los proyectos más interesantes que he hecho hasta el momento. Por un lado una fuente que comencé cuando estudié en Type@Cooper NYC en 2017, la tipografía “Charrúa” que se basa en la personalidad de uno de los pueblos originarios que pobló mi país, tiene serifas y es tosca y robusta. Por el otro “Thundra” una tipografía variable inspirada en el rock de los años 70’s, Stephen King, Herb Lubalin, etc… pero con un giro contemporáneo. Estoy muy entusiasmado y espero que al menos una de ellas esté disponible antes de fin de año con la ayuda de mis socios en TipoType.

¡Muchas gracias nuevamente por el espacio!

www.fdiaz.org

Fotografías gracias a Fernando Díaz

¡Suscríbete y no te pierdas ninguna publicación!