Como una ciencia que cambia constantemente de acuerdo al comportamiento humano y la evolución en su vida rutinaria, la arquitectura es una rama que se adecúa a las necesidades de su entorno. Gabriel Fabra; arquitecto español, nos cuenta desde su experiencia sobre su visión actual.

¡Hola Gabriel! Primeramente cuéntanos más sobre ti.
Mi nombre es Gabriel y soy un arquitecto Valenciano de 27 años. Actualmente trabajo en un estudio de arquitectura en Valencia, además colaboro con una empresa de branding realizando imágenes y ocasionalmente trabajo de asistente para una fotógrafa de arquitectura. Una de mis pasiones es la visualización arquitectónica, y es algo en lo que llevo desarrollándome desde hace 5 años.

¿Puedes contarnos sobre tu introducción a la arquitectura y por qué te interesó originalmente?
Realmente, nunca tuve una inclinación hacia arquitectura. Cuando terminé el instituto y llegó el momento de elegir carrera no sabía cual escoger. Inicialmente tenia pensado meterme a alguna ingeniería. Pero mis padres y algunos profesores me animaron a probar arquitectura. Una vez en la carrera, no fue hasta 3º año de carrera, cuando ya había estudiado y conocía un poco más el mundo de la arquitectura que empecé a disfrutar ciertos aspectos de ella.

Como profesional, ¿Cuáles crees que son los mayores desafíos para los arquitectos de hoy?
Una de las mayores fuentes de frustración para mi es intentar hacer algo interesante con los proyectos que nos llegan. En ciertas ocasiones estamos tan restringidos en cuanto a normativas y condiciones del cliente que un proyecto se siente más a jugar al tetris que a proyectar un espacio que se va a habitar. Aunque imagino que esto siempre ha sido así. Y yo como nuevo arquitecto aun estoy familiarizándome.

¿Hay algún tipo de tendencia actual entre los usuarios? ¿Qué buscan las personas usualmente en sus viviendas o espacios de trabajo?
Uno de los aspectos que más me han llamado la atención desde que trabajo es que cada vez más las personas están buscando espacios polivalentes. No necesariamente que toda la casa pueda cambiar y modificarse, pero sí que espacios dentro de ellas que puedan evolucionar a lo largo del tiempo. Como la salita o despacho, que se ha convertido en un espacio que cambia según las necesidades puntuales de los residentes. Un espacio que puede variar sin ser intervenido entre un dormitorio para invitados, un despacho, salita para los niños o simplemente ampliar el espacio del salón. Pienso que con los confinamientos que hemos tenido en ciertos países y la necesidad del teletrabajo. Estos espacios se volverán cada vez más demandados. 

Una cosa parecida sucede con las cocinas. Espacios que antes se buscaban abiertos y comunicados al salón, ahora se busca que llegado el momento puedan cerrarse y se conviertan en un elemento independiente. Esto es simplemente una cuestión práctica. La gente quiere que cocinar sea una actividad social vinculada al salón principal pero no quieren que la cocina tenga que estar siempre presentable por si hay invitados.

¿Qué habilidad te ha servido mejor en tu carrera de arquitectura y consideras que es importante desarrollar?
Diría que lo más importante en la carrera es una buena ética de trabajo y disciplina. Con ello no quiero decir que el trabajo sea el centro de tu vida, sino que seas capaz de trabajar de manera constante, eficiente y organizada. Y una habilidad para desarrollar sería la comunicación. La arquitectura es un trabajo colaborativo que involucra a muchas personas. Saber tratar con ellas y poderles transmitir tus ideas de manera clara y convincente es muy importante, además de muy útil. Aunque imagino que lo mismo se aplica para cualquier tipo de trabajo colaborativo.

¿Crees que es importante que los arquitectos trabajen más estrechamente con profesionales de diferentes áreas en trabajo colaborativo?
Pienso que si. La arquitectura siempre ha sido colaborativa, porque el proceso de construcción requiere de tantos elementos que es muy complicado para una persona poder abarcarlos y casi imposible especializarse en todos. La colaboración entre diferentes profesionales, siempre y cuando la comunicación sea buena entre todas las partes es algo en lo que todos los implicados se benefician.

¿Qué herramientas digitales, programas o aplicaciones te resultan muy útiles para llevar a cabo tu trabajo?
En la realización de visualización arquitectónica, ahora mismo uso 3dsmax y Corona Render. Hay multitud de opciones, pero estas se adecuan a mi metodología de trabajo y me resultan cómodas para trabajar.  Pienso que para los arquitectos algo con mayor interactividad como Unreal engine puede ser la mejor opción.

Para arquitectura (elaboración de planos y documentación) los programas BIM.

Fotografías propiedad de Gabriel Fabra

Subscribe to our newsletter!