Estudio Diario; toma como base la interacción entre su visión del diseño y el desarrollo de productos que reflejan la  práctica del trabajo en equipo como parte fundamental. Sus proyectos son referencia de estética deseada, encontrado su camino dado a la extensa búsqueda de materiales y formas geométricas. 

Todos estos aspectos, ligados a la funcionalidad para ofrecer a sus clientes la posibilidad de obtener piezas que funcionan en cualquier espacio y brindar esa sensación de personalidad y buen gusto. 

Para iniciar cuéntenos un poco sobre Estudio DIARIO ¿A qué se dedica? ¿Cuales son sus áreas de actividad?

Estudio Diario fue fundado a fines del año 2013 en Montevideo, Uruguay. Es un estudio de diseño que se dedica principalmente al desarrollo de piezas de mobiliario, luminarias y objetos de pequeña escala. A su vez, realiza proyectos personalizados (bespoke), y también trabaja en el área del diseño de interiores.

¿Quiénes están detrás Estudio DIARIO y cómo se complementan entre sí?

El estudio somos Ana Laura Sosa y Guillermo Salhón, ambos Diseñadores Industriales egresados del Centro de Diseño Industrial.

Durante los años de carrera generamos una relación muy sana y sincera, la cual facilitó las cosas a la hora de tomar la decisión de crear el estudio. Siempre compartimos una forma similar de abordar y percibir el diseño. Esto se refleja directamente en nuestros productos y la forma que encaramos los proyectos.

Con el tiempo fuimos definiendo nuestros perfiles, ambos participamos del proceso de diseño, pero durante la etapa de producción uno aporta más en las definiciones tecnológicas, mientras el otro coordina todo lo relativo a proveedores y define la comunicación en general.

¿Cómo afrontan el proceso de diseño de un nuevo proyecto?

La forma de afrontar los proyectos varía según sus características. En el caso de los productos de nuestra colección, por lo general, surgen de observaciones de mercado, ganas de desarrollar una tipología de producto en particular o de la experimentación de algún material.

En cuanto a los proyectos a pedido, trabajamos de forma conjunta con los clientes para hacerlos partícipes del proceso. Estudiamos sus necesidades y gustos, y los orientamos hacia el camino que consideramos mejor.

En ambos casos trabajamos con referencias, relevamiento de materiales y análisis de las posibilidades productivas. Esto es muy importante ya que en nuestro país la capacidad productiva es muy limitada y muchos materiales escasean o no tienen disponibilidad permanente.

Los materiales son parte importante a la hora de transmitir un concepto ¿Cómo seleccionan los materiales a la hora de crear?

La materialidad es un elemento fundamental en nuestra forma de percibir el diseño. Nos interesa ir principalmente por materiales locales, aunque, muchas veces, la falta de disponibilidad hace que debamos cambiar el rumbo. Intentamos revalorizar las tradiciones y dar espacio a la mano de obra artesanal, vincularla al diseño industrial y llegar a un mix que nos parece que funciona muy bien. Hacemos foco en la cerámica, madera, cuero y hierro; tratando de aplicarlos en su estado natural, con la menor cantidad de alteraciones posible, manteniendo sus texturas y colores originales.

Buscamos trasmitir sensaciones a través de los productos; contar una historia de su desarrollo, producción o uso, y eso también forma parte de la decisión al momento de elegir los materiales. Nos desafiamos a investigar la forma de combinarlos generando una estética moderna; nos gusta decir que nuestros diseños surgen del límite entre lo tradicional y lo moderno.

Su estudio tiene conceptos frescos e innovadores. Nos gustaría saber cuál es su fuente de inspiración o cuáles son sus referencias a la hora de diseñar.

¡Nos reconforta que nuestro trabajo se perciba así!
Si bien siempre tratamos de mantener la simpleza y la atemporalidad como elementos principales del diseño, la inspiración varía. 

Sentimos una particular atracción por las formas geométricas y nos gusta mucho el ejercicio de combinarlas. También tomamos muchas referencias de la arquitectura local, sobre todo de edificios del siglo pasado.

Como estudio, ¿qué esperan transmitir al usuario con cada uno de sus diseños?

Si bien puede sonar como una frase repetida por varios diseñadores, nuestra primera intención es mejorar el día a día de las personas; y si a su vez logramos cautivarlas y generar sensaciones positivas ¡aún mejor!

También somos muy estrictos con los detalles, buscamos que los productos no tengan una “parte de atrás” o “parte de abajo”, por lo que el usuario puede descubrir detalles constructivos o estéticos poco visibles.

Queremos que los usuarios se sientan a gusto con nuestras piezas, ya sea porque decoran su ambiente o porque cumplen una determinada función. Cada persona es libre de vivir sus objetos de la forma que la haga feliz o le sirva más, e intentamos cubrir esas opciones.

Muchos jóvenes se plantean crear un estudio y aventurarse en este mundo, nos gustaría saber cómo se afrontan las dificultades o los triunfos? ¿Algún consejo que nos quieran compartir?

Desde nuestra experiencia en estos años podemos decir que es imprescindible el trabajo colaborativo, vincularse con arquitectos, interioristas, medios de prensa especializada, proveedores, pero también con los colegas. Lograr vínculos con cada una de las partes, con las personas, charlar, intercambiar opiniones, vivencias y perspectivas. Juntar fuerzas hace que muchas cosas que parecen lejanas, sucedan.

Fotografías gracias a Estudio Diario

¡Suscríbete y no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!