www.estherbellepoque.com

Hablamos con Esther Bellepoque, fotógrafa amante de los detalles, la obra de esta artista convierte en imágenes aquellos momentos que merecen tener un espacio en nuestras mentes, no hacen falta las palabras para admitir que son piezas capaces de contar relatos y deleitar al ojo humano.
Establecida en Londres; su trabajo nos transporta a mundos monocromáticos con acentos de color, imágenes curadas cuidadosamente para hacer de cada detalle un elemento que nutre cada concepto detrás de ellas.

1. ¿Cómo describirías tu primer acercamiento con la fotografía?

Al azar.
A los 19 años comencé un curso de audiovisuales porque en ese momento no sabía a qué quería dedicarme como carrera. Había estudiado piano en el conservatorio por nueve años, pero no quería llevarlo a lo profesional, así que estaba buscando otras alternativas.

El primer año del curso estaba enfocado únicamente en fotografía y desde el momento en el que tomé mis primeras fotografías supe que este era el camino que quería seguir y explorar.

2. ¿Otra pasión que tengas y que combines con tu trabajo en fotografía?

Siento una gran pasión por el diseño de interiores y el diseño del estudio toma un rol muy importante en mi fotografía. Para mi, el espacio establece el concepto de cada proyecto y me gusta involucrarme en ese proceso. Claro, que cada elemento es importante dentro de una imagen, pero creo que el color y la textura dentro del espacio son herramientas muy importantes si sabes cómo aplicarlas.

3. Elemento destacado de constante inspiración para ti:

La historia

4. La fotografía es un medio visual de comunicación, pero, ¿qué dirían tus fotografías si fueran capaces de hablar?

Hablarían acerca del pasado, sobre relaciones, harían referencia a pintores y compositores, estados de ánimo, insolación y sobre todo, acerca de recuerdos de cosas que sucedieron o no.

5. ¿El mejor consejo que tienes para fotógrafos jóvenes aficionados?

  • Primeramente aprender y estudiar la historia de la fotografía, de donde proviene y quiénes fueron aquellos que dejaron una marca en este camino y por qué.
  • No limitarse a usar un solo tipo de cámara o proceso de impresión.
  • Experimentar con todas las opciones disponibles para ayudarte a encontrar tu propia voz y visión.

Imágenes gracias a Esther Bellepoque