De origen argentino; Cynthia Nudel nos permite  adentrarnos en su universo creativo, cuyos medios para plasmar su arte son muy amplios y es gracias a la naturaleza, donde se adentra a una disciplina más: el teñido textil.  En cada una de sus piezas representa un poco de las bondades tanto artísticas como sentimentales que esta le aporta.

Te invitamos a conocer su historia en la que nos muestra como crear sin etiquetas ni ataduras.

Hola Cynthia, háblanos de ti.

 Soy argentina pero vivo en España desde hace unos 20 años. Mi campo es el arte visual: hago fotografía, pintura, collage, escultura, arte textil… Soy una persona autodidacta y me fascina aprender cosas nuevas. Me dediqué al mundo del arte durante varios años hasta que me di cuenta de que ese tipo de vida ya no me interesaba. Lo que necesitaba era crear, materializar mis ideas llevándolas a un contexto más funcional como, por ejemplo, la moda o la decoración. Hace poco descubrí el mundo de los tintes y pigmentos naturales, en el que estoy totalmente volcada en estos momentos. Me ha abierto un mundo de posibilidades infinitas para poder desarrollar todas las disciplinas que tanto me apasionan. No solo disfruto creando sino también compartiendo mi proceso y enseñando a otras personas a desarrollar su creatividad.

 En tu página web te autodenominas como creativa ¿Siempre supiste que querías dedicarte al mundo de la creación o cómo fue el proceso para llegar a tu equilibrio?  

Me considero creativa porque no me gusta ponerme etiquetas, ya que me rijo por mi necesidad creativa más que por una disciplina en concreto. Me gusta estar constantemente probando nuevas maneras de hacer las cosas y esto es algo que he practicado desde siempre. Nunca llegué a pensar de forma consciente en dedicarme al mundo de la creación; fue algo que siempre estuvo ahí. Incluso cuando empecé a ir a la universidad, seguía compaginando mi carrera con actividades artísticas. Después esto empezó a cobrar más peso que los estudios universitarios y fue entonces cuando decidí volcar toda la atención en mi parte creativa. Siempre fue una necesidad, un impulso, algo que no puedo dejar de hacer. Obviamente hay momentos complicados pero siempre tuve claro que esto era lo mío.

¿Y si no fueses creativa a qué te dedicarías?

Es una pregunta difícil de responder porque creo que se puede ser creativo en cualquier profesión, aunque no tenga una relación directa con lo estrictamente artístico. Es más, considero que el hecho de dedicarte a una profesión artística no garantiza que seas creativo. Puede que seas muy bueno con la técnica pero que no tengas algo nuevo que mostrar, que no expreses tu individualidad. Contestando a la pregunta, creo que se me daría bien ser detective, tenista o gimnasta.

 Tu trabajo es de muchas emociones y sensaciones ¿cómo surge la idea de comunicar a través de pigmentos?

Lo de los pigmentos naturales surgió al empezar a vivir en la naturaleza. Alguna vez había visto cosas relacionadas con ese mundo pero no les di demasiada importancia. Sin embargo, al estar en un entorno natural todas esas cosas volvieron a mi memoria. Era el momento y el lugar indicado. Fue entonces cuando empecé a investigar sobre los tintes y pigmentos naturales y quedé cautivada. El hecho de poder crear mis propios colores extraídos de la naturaleza, aprovechar los recursos ya existentes, experimentar, crear mis materiales y herramientas con mis manos… es algo mágico. Decidí que quería compartir mis descubrimientos con los demás a través de mi cuenta de Instagram. No lo hice de una forma intencionada, surgió de forma natural. Siempre me guío por mi intuición y curiosidad, así que cuando algo que me interesa, voy a por ello. Digamos que intento pensar lo menos posible y hacer las cosas por impulso. Con el tiempo todo fue cobrando forma y ahora mismo estoy inmersa en la creación de cuadros que pinto con telas teñidas con tintes naturales. También estoy desarrollando una colección de moda y decoración para la que uso diferentes técnicas relacionadas con los pigmentos naturales. Por el momento, la mayoría de imágenes que muestro en mi Instagram son acerca del proceso pero en breve compartiré el resultado final de lo que tengo entre manos. Siempre me gustó comunicar no solo los resultados sino todo aquello que no se suele ver del proceso creativo.

La naturaleza juega un factor importante en tu trabajo ¿Cómo surgió esta conexión? ¿Qué te aporta la naturaleza a nivel personal?

Fue pura casualidad, algo que no busqué sino que surgió cuando empecé a vivir en plena naturaleza. Siempre fui una chica de ciudad, pero me fui cansando de ese estilo vida y me llegó la oportunidad de probar la experiencia de vivir rodeada de montañas. Y esta experiencia me cambió la vida en muchos aspectos. Además, también me fui dando cuenta de que, inconscientemente, la naturaleza siempre estuvo presente en todos mis trabajos anteriores. Los pigmentos naturales han ayudado a que se cierre ese círculo y a que esa conexión con la naturaleza sea aún más fuerte. Me he dado cuenta de que es un mundo de posibilidades infinitas y que encaja totalmente con mi forma de trabajar y con mis pasiones: mi fascinación por el color, la experimentación, lo artesanal, encontrar belleza en lo imperfecto… Tanto los pigmentos como la naturaleza en sí me han aportado muchas lecciones como, por ejemplo, ser más paciente, respetar los tiempos y los ritmos, no forzar las cosas, el valor de lo sencillo. Me aportan calma, bienestar, calidad de vida, inspiración… Para mí es toda una filosofía de vida.

Háblanos de tu proceso creativo ¿tienes algún ritual a la hora de crear y cómo evitas el tan temido bloqueo creativo?

No sé si podría llamarlo ritual pero suelo empezar una idea o proyecto partiendo de algo que me llama la atención, como por ejemplo un material, una técnica, una disciplina… y a partir de ahí busco referencias e inspiraciones y las guardo en una carpeta. Después empiezo a hacer conexiones, combinaciones, les voy dando una forma mientras lo llevo todo a mi terreno. Y también intento dejarme llevar por lo que va surgiendo. Me gusta experimentar, trabajar con mi intuición y sorprenderme a mí misma creando algo a lo que de forma lógica hubiese sido imposible llegar. Y con respecto al bloqueo creativo, creo que es imposible evitarlo porque es algo natural y además es algo muy necesario, te abre los ojos. Aunque se pasa mal, finalmente te das cuenta de que todo ese proceso valió la pena, por eso hay que verlo con buenos ojos y no como una especie de monstruo. Creo que la manera de superar el bloqueo es ser consciente de que es necesario y enriquecedor transitarlo. Y no parar de buscar, de probar diferentes opciones, de darte tu tiempo pero siempre desde la acción, sin dejar que te paralice.

¿Que hace Cynthia cuando no está trabajando?

Me encanta pasear con mi perro en la naturaleza, ya sea por las montañas que rodean mi casa o por la playa para caminar sobre la arena. Me encantan los rastros de antigüedades; son lugares muy inspiradores y siempre encuentro algo que me alegra el día. También me gusta visitar nuevos lugares, lo importante es cambiar de vez en cuando de aire. Aparte me encanta leer, ver documentales, películas, series… y tener conversaciones profundas e interesantes con mi pareja, amigos o familiares. Y, por supuesto, jugar con mi perro. 

Para finalizar, ¿nos podrías recomendar una serie o una película que por nada del mundo nos tengamos que perder? 

Una de mis series favoritas es sin duda «Mad Men». Y en cuanto a películas, más que una en concreto recomiendo a un director sueco llamado Roy Andersson. Es lo más de lo más, un verdadero genio, y todas sus películas son obras de arte.

Fotografías gracias a Cynthia Nudel

¡Suscríbete y no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!