Con una mirada curiosa a través de la imagen; Viridiana nos habla de sus inicios en el mundo de la fotografía. Su trabajo refleja la conexión que desde pequeña sentía por crear y es a través de esta rama que ahora crea historias que nos relatan su pasión por los retratos y expresiones.

Hola Viridiana háblanos de ti y de cómo llegaste al mundo de la fotografía

Soy fotógrafa, nací en la Ciudad de México y desde muy niña me interesó el mundo de las artes plásticas y las artes visuales, sobretodo la pintura. Durante mi infancia fui muy curiosa y me interesaba ver y aprender todo lo que estuviera relacionado. Con el paso del tiempo cuando tuve que escoger mi carrera en la universidad decidí estudiar arquitectura, sin embargo a los pocos meses me di cuenta de que no era realmente lo mío y decidí cambiarme a la carrera de diseño y comunicación visual, fue aquí que durante las primeras clases de foto nos mostraron un documental de la vida de la fotógrafa Tina Modotti que sentí una inmensa atracción por este mundo y justo en ese mismo tiempo fue cuando comencé a trabajar en el laboratorio y cuarto oscuro. Sentí una fascinación total por todo lo que me estaba rodeando en torno a la fotografía.

¿Recuerdas cuál fue tu primera cámara y de como llego a tus manos?

Recuerdo que de niña jugaba con la cámara de mi papá, era una cámara para viajes de vacaciones y mi papá solía dejárnosla a mi hermano y a mi para que jugáramos, el modelo realmente no lo recuerdo, porque éramos muy chicos.

La primera cámara personal que tuve fue una cámara análoga semiautomática de Canon, con esta empecé a hacer mis primeras fotografías en blanco y negro. Ahora ya no la tengo conmigo porque me la robaron hace años, pero tengo buenos recuerdos con ella.

¿Cuándo te planteaste dedicarte a esto profesionalmente? 

Fue algo muy orgánico que se dio naturalmente, al terminar la universidad comencé a trabajar como asistente en un estudio de fotografía publicitaria y claro que por mi mente pasaba la idea de dedicarme a esto siempre, pero también en ese momento deseaba estudiar y trabajar fuera de México y al final las cosas se fueron dando. Una cosa llevó a otra y un día me di cuenta de que estaba al 100% en esta profesión.

¿Por qué fotografía editorial? ¿Qué esconde este mundo?

A lo largo de mi vida he podido tener la experiencia de moverme en distintos campos de la fotografía (sobretodo al principio) y sin duda hacer retratos es el área que más disfruto, tanto por el hecho de pensar, imaginar y construir una imagen (previo al shooting) como también por la interacción que existe con las personas que trabajo. Poder conocer y trabajar con tantas personas tan interesantes y creativas me parece increíble, aunado a la intimidad y fuerza que se puede conseguir en una fotografía y que esto pueda reflejarse en una imagen es algo que me maravilla todo el tiempo. 

Durante el tiempo que llevas en el mundo de la fotografía ya has colaborado con muchas editoriales, ¿como ha sido esta experiencia?

La mayoría del tiempo han sido experiencias muy buenas y aún cuando pareciera que no, siempre he podido aprender algo nuevo. Sin embargo, cuando cambió bastante mi percepción del trabajo con revistas fue cuando fui editora de fotografía de Marie Claire México y Latam. Fue una oportunidad increíble que disfruté mucho y que me permitió comprender mucho mejor el flujo de trabajo, los requerimientos, tiempos del trabajo de la fotografía editorial.

Y sobre la inspiración, ¿cuales son tus influencias? 

Si bien tengo fotógrafos y artistas que me inspiran, sin duda creo que mi inspiración e influencias se encuentran en el día a día: en las personas que conozco, los lugares que visito, los libros que leo y el cine que frecuento, etc.

Qué prefieres ¿Planificación o improvisación? o depende del momento

Depende mucho de la intención que tenga la fotografía que busco, sin embargo dentro de los proyectos que hago siempre existe una guía o idea clara en mi mente, que durante el shooting puede tener partes de improvisación y es ahí donde pueden aparecer fotografías inesperadas y mágicas, pero para que esto ocurra siempre suelo tener una idea clara inicialmente.

¿Cómo ves la fotografía en el futuro?

Cambiante, efímera y cada vez más democrática (casi todos hoy en día tenemos a la mano un dispositivo con el cual podemos hacer fotografías).

 Se producen diariamente una cantidad enorme de imágenes, la mayoría desechables o intrascendentes, entiendo que por la velocidad de consumo esto sucede de esta manera, sin embargo valdría la pena (como fotógrafos o creadores de imágenes) cuestionarnos o reflexionar sobre el contenido y el valor de las imágenes que estamos produciendo.

¿Qué proyectos tienes en mente?

Actualmente me encuentro trabajando en una serie de fotografía personal, también en proyectos editoriales y publicitarios y ocasionalmente he tenido la oportunidad de dirigir fashion films, lo cual me llama mucho la atención.

Fotografías gracias a Viridiana


¡Suscríbete y no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!