Juntos crean piezas diseñadas para romper con la monotonía, experimentar con los espacios y sorprender al ojo más experimentado. Hablamos de Kinoto Studio, y por ende de Lucho y Romi quienes dan vida a cada proyecto con apuestas explosivas y trascendentales.

Conversamos con ellos para conocer más acerca de sus procesos y su visión del mundo del diseño.

Hola primero que nada hablemos de Kinoto¿Cómo nace el Estudio? Y ¿Cuáles son sus áreas de actividad?

Kinoto Studio nace después de hacer un proyecto de prueba juntos que fue El luminoso bar. Como el resultado nos gustó y nos pareció que la dinámica de trabajo había sido buena decidimos que si llegaban nuevos proyectos freelance a cualquiera de los dos los encararíamos juntos y así fue. Nuestra principal área de actividad es el branding pero también hemos hecho packaging, webs y proyectos editoriales.

Al trabajar en equipo ¿Cómo es el proceso para llegar a una propuesta concreta?

Cuando nos llega un brief nuevo de trabajo, primero investigamos todo lo que podemos acerca de la marca, preguntamos varios temas al cliente para saber qué es lo que quieren ellos. Una vez que tenemos las respuestas, pensamos conceptos sobre cómo abordar el proyecto, buscamos referencias, encaminamos la dirección de arte y empezamos a bajar bocetos. Armamos varias propuestas que vamos ajustando entre los dos y por lo general el resultado suele ser una mezcla del trabajo de ambos.

¿Cuál es para ustedes el aspecto más relevante de un buen diseño?

Esta pregunta es muy difícil, pero nos parece que para que algo esté bien diseñado tiene que tener pregnancia, una idea detrás y tiene que abordarse desde un lugar fresco.

Para diseñar, hay que ser curioso y muy observador ¿qué diseñadores los inspiran?

Si, lo importante es mirar constantemente cosas de todo tipo. Diseñadores que nos inspiran hay un montón y cambian todo el tiempo pero para nombrar algunos: Braulio Amado, Mirko Borsche, Studio Build, Hort, Neubau, Fisk Project.

¿Qué tipo de proyectos les hacen más ilusión trabajar?

Los proyectos que más nos divierten son los relacionados a la música y a la comida.

¿Qué es lo más indispensable y fundamental en su metodología de trabajo? ¿Cuáles son los pilares en los que se basa cada uno de sus proyectos?

Nos parece indispensable una buena comunicación entre nosotros y el cliente y  que estemos de acuerdo entre nosotros en lo que queremos presentar y cómo. 

En cuanto a nuestros proyectos podríamos decir que siempre buscamos lenguajes propios y originales, que el proyecto sea interesante desde lo visual y lo conceptual, ser audaces en el uso de la tipografía y el color y explorar distintos universos gráficos.

Sus proyectos son experiencias únicas ¿nos pueden hablar de alguno de sus trabajos? o el que sea más significativo para ustedes.

En nuestro camino hubo varios proyectos que fueron puntos de inflexión por distintas razones. Por ejemplo:

El Luminoso Bar, fue el primer proyecto que hicimos juntos y el que nos motivó a empezar un estudio.

Winter Open ‘17 fue la primer identidad para un festival que hicimos y nos parecía casi un sueño que alguien nos pidiera un trabajo así para un país tan lejano como Finlandia.

Ochaya Matcha fue la primera colaboración que hicimos y el resultado fue muy positivo y nos dio mucha exposición. 

Kings Urbanos es uno de los últimos grandes proyectos que hicimos y fue la primera vez que trabajamos para un cliente tan grande como Sony music.

Cómo ven el futuro del diseño, ¿que hace falta por hacer o por lograr?

Nos parece que hay algo que ya se está gestando y que está muy bueno que es el diseño colaborativo e interdisciplinario. Creemos también que el diseño en el futuro es más participativo y cumple un rol activo social y cultural.

Para finalizar, ¿cuál creen que es la mejor manera para un diseñador de aprender y crecer dentro de este mundo?

Ser curioso, estar atento, hacer mucho, exponerse, equivocarse, mucho trabajo, prueba y error.

Imágenes gracias a Kinoto Studio

kinotostudio.com

¡Suscríbete y no te pierdas ninguna publicación!