Asentados en Barcelona, Toru es un estudio de diseño que toma las bondades de las técnicas de cuero tradicionales para crear piezas enfocadas a un concepto artístico que invitan a la comodidad y el encanto.

Para iniciar cuéntanos un poco de cómo se inició Toru y de quienes están detrás de la marca.

Toru la iniciamos conjuntamente Maite Pérez y Jordi Ribaudí  como el final de un proceso vital que empezó en el momento que instalamos nuestro estudio como diseñadores en una curtiduría del siglo XIX en el antiguo barrio industrial de Igualada. Eso nos llevó a implicarnos en el barrio y a tratar con personas que todavía producen cuero a la manera artesana. Nuestra motivación básica es la de contactar con personas, la tradición, el material, la artesanía y muy importante poder expresar-nos como diseñadores sin limitaciones.

Sin duda Toru es un concepto distinto con un enfoque artístico, estético y se podría decir que hasta romántico, pero en esencia ¿Qué busca transmitir Toru con cada una de sus piezas?

Lo que pretendemos, es en primer lugar replantear el uso del cuero como principio inspirador, poniendo el énfasis en sus peculiaridades. En segundo lugar aprovechamos la libertad que tenemos para plantear de nuevo la forma como usamos los objetos. Por ejemplo en cómo nos sentamos.

Hablemos del proceso ¿Qué les inspira a la hora de crear un producto nuevo?

Puesto que el encargo nunca proviene de un enfoque comercial si no de auto expresión, la inspiración tiene una fuente más íntima; recuerdos, experiencias y también en gran medida auto referencias del propio material.

Como ya comentamos sus piezas destacan por su forma y el trabajo artístico que conlleva cada una de ellas ¿Cómo ha ido evolucionando su proceso, desde su primer concepto hasta su última colección?

Creo que podría decirse que cada pieza empieza y acaba en ella misma. No pretendemos tener una línea editorial. Queremos crear siempre con plena libertad, solo nos exigimos hacer objetos útiles, cualitativamente impecables y capaces de emocionar o por lo menos despertar el interés.

Y por supuesto no estamos interesados ni en modas ni en tendencias. La evolución por tanto se debe más a que las motivaciones personales pueden variar en el tiempo.

Sobre las piezas, ¿qué materiales utilizan? Y ¿Con qué otro material les gustaría experimentar?

Nuestro material fetiche, es el cuero. Dudo que exista un material con una carga emocional y expresiva tan fuerte. Si pensamos por ejemplo en un nativo engalanado con la crin de un león, es fácil entender cuánto hay de supervivencia, adaptación, sufrimiento, gloria, estatus, arte, expresión, éxito, etc.

Compárenlo ahora con una mujer vestida de cuero desde las botas hasta el cuello, o con una butaca de cuero. Cuanto del primer ejemplo pervive en este material! Mas allá del cuero, cualquier material Verdadero; es decir que sea lo que aparenta, madera, metal, textil; nos interesa.

Desde que la marca inició ¿Cuál consideran que ha sido su mayor reto?

Nuestra idea era repensar en cómo usar el material de una forma honesta. En muchos casos el cuero se usa como un textil y en buena parte con acabados basados en barnices que cubren la auténtica piel.

Nuestro reto es usar todo el potencial del material, desde su aspecto con sus arrugas, su elasticidad, contrastarla con su resistencia. Sacarle ese potencial nos pide investigar, pero por suerte nuestros proveedores son nuestros vecinos y eso nos permite entender y sacar el máximo del material.

Para finalizar qué más podemos esperar de Toru ¿Están trabajando en algo nuevo?

Si siempre tenemos varios proyectos en marcha, aunque la mayoría quedarán descartados. En estos momentos estamos trabajando un proyecto bastante más radical de lo hecho hasta ahora, partiendo de cuero de búfala. Las arrugas de las cuales son impresionantes.

Para más información sobre los productos de Toru, visita:
www.toru.barcelona
@toru.barcelona

Imágenes cortesía Toru